Verona a través de la Media Maratón de Romeo y Julieta

Fue en diciembre de 2012 cuando decidimos por primera vez unir dos de nuestras grandes pasiones: viajar y correr.

Con ocasión del cumpleaños de Jaume el 15 de diciembre y tras su buen año con la distancia de los 21k, decidí buscarle como regalito una media maratón en algún país extranjero, no excesivamente lejano y conectado a través de alguna aerolínea low cost… Y tras un poco de investigación on-line… la encontré 🙂 La Romeo & Juliet Half Marathon, 17 de febrero de 2013 en Verona.

Se trata de una carrera muy agradable por la zona centro y alrededores de Verona, la ciudad que según cuentan fue testigo de la historia de Romeo y Julieta. Se celebra el fin de semana más cercano a San Valentín, enmarcada en un entorno bastante “cursi romanticón”, todo decorado en tonos rojos y rosas, con forma de corazones y motivos “amorosos”, lo que la hace especial. De hecho, a la vez que la media maratón “estándar” se organiza lo que llaman la “Duo Half“, una carrera para parejas divida en 2 partes: una primera de 8k, especialmente pensada para chicas, aunque no es necesario que así sea, y una segunda parte de 13k.

En nuestro caso, organizamos un viaje de 5 días con una primera parada en Venecia (2 días y medio), y posterior desplazamiento en tren hasta Verona (otros 2 días y medio), donde acabamos la experiencia “acting as locals“, lo que más nos gusta cuando estamos por el mundo. Al ser una ciudad pequeña, tuvimos tiempo de sobra para recorrer los principales atractivos turísiticos como la casa y la tumba de Julieta, la piazza Bra, el Ponte Pietra, Castelvecchio, subir al mirador del Castel San Pietro, perdernos por sus calles empedradas…  y participar de la ceremonia que rodea a la carrera: recogida de dorsal el día antes, madrugar para disfrutar del ambiente previo, ¡y pasta party final!

A pesar del frío de febrero en el norte de Italia, si disfrutas de un día soleado, como fue nuestro caso, la experiencia puede ser estupenda. Jaume corriendo y yo siguiendo su recorrido cámara en mano, descubres nuevos lugares y ves otros desde otra perspectiva. Además en esta carrera había sorpresa final: correr atravesando el anfiteatro romano de Verona. Toda una experiencia.

Recomendamos a todo el mundo que tenga una afición que se pueda practicar en otro país que se animen a viajar practicándola. Además de disfrutar de tu afición, lo harás en un entorno completamente nuevo, que despierta tus sentidos y lo renueva por completo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.